La música: una droga tonificadora y legal

Tema en 'Lo que Queda' comenzado por alfred_a30, 20/May/2009.

  1. alfred_a30

    alfred_a30 RPGmaniatiko

    Ingreso:
    4/Mar/2009
    Mensajes:
    635
    Ubicación:
    en la ciudad de Rubacaba
    La música: una droga tonificadora y legal

    Cada vez tenemos más pruebas de que la música tiene tanta influencia en nuestro cerebro y nuestras emociones como una droga ilegal. Y, sin embargo, la música es legal.

    Bien, no toda la música era legal hasta hace bien poco. Y aún quedan mentes prehistóricas como las que dirigen las entidades de gestión de derechos de autor que todavía se empeñan en convertir el intercambio de archivos musicales en una actividad ilegal (aunque la ley explicite que el intercambio de archivos protegidos por derechos de autor es completamente legal siempre que no haya ánimo de lucro).

    Esperemos que, por desesperación, dichas entidades no consigan convertir la música en una droga prohibida que sólo ellos podrán administrar (como lo hacen con los análogos químicos las empresas farmacéuticas mientras se penaliza el consumo de sustancias que puedan hacer la competencia).

    Pero dejémonos de ironías y vayamos al meollo de la cuestión. ¿Por qué la música puede compararse a una droga? ¿Hasta dónde puede influir en nuestro pensamiento y en nuestras emociones?


    Primero hay distinguir entre “estado de ánimo” y “emoción”. Son cosas ligeramente distintas, aunque se parezcan mucho. Un estado de ánimo es un sentimiento prolongado, que dura varios minutos, horas o incluso días. Una emoción, sin embargo, es un sentimiento efímero. Por ejemplo, la alegría sería una emoción. Y la felicidad, un estado de ánimo.

    La música, en general, induce más emociones que estados de ánimo. El musicólogo Deryck Cooke, en The Language of Music, de 1959, apoyaba la concepción generalizada de que las escalas musicales mayores expresan emociones positivas tales como alegría, confianza, amor, serenidad o victoria. Las escalas menores transmiten emociones negativas como el miedo, el odio o la desesperanza.

    Pero, según la intensidad y la duración de un tema musical, también pueden provocarse estados de ánimos duraderos. Un tema musical dulce y romántico, por ejemplo, puede favorecer una noche de pasión. Hay directores de fábricas que ponen música para mejorar la moral de los empleados que deben realizar tareas muy simples o repetitivas. Dentistas y cirujanos también emplean la música para relajar a sus pacientes, y a veces ni siquiera les es necesaria la anestesia.

    En pruebas experimentales de psicología también se usa la música. Cuando la psicóloga Paula Niedenthal, de la Universidad de Indiana, necesitaba que los sujetos de sus experimentos se sintieran felices, seleccionaban piezas de Vivaldi y Mozart; cuando necesitaba que se sintieran tristes, entonces escogía a Mahler o Rachmaninov.

    La música clásica del periodo barroco es idónea para despertar conexiones en el hemisferio cerebral izquierdo; Las cuatro estaciones de Vivaldi, por ejemplo. Los valses de Strauss y las polonesas de Chopin estimulan el pensamiento creativo. El pájaro de fuego de Stravinski o las óperas de Wagner, estimulan la inteligencia espaciotemporal.

    Pero vamos con ejemplos más contemporáneos. Queen y su We are the champions produce un exceso de euforia. El epítome de las canciones que producen empatía y socialización es Like a virgin de Madonna. La percusión y el tempo de Sympathy for the devil, de los Rolling Stones, invita a mantener la coordinación, a solidificar el empeño y la seguridad en uno mismo e, incluso, a fomentar las habilidades resolutivas.

    No hay palabra que pueda potenciar la siniestralidad del motivo a dos notas de la banda sonora de Tiburón, la épica de violines de la obertura de Also sprach Zarathustra (la de 2001 Una odisea en el espacio), el misterio que suscita un conjunto de cuerda o el júbilo que transmite un scherzo.

    Todas estas relaciones entre música y cerebro pueden parecer demasiado locales, demasiado occidentales. Y en parte lo son. Pero existen influencias más universales cuyo alcance no conoce fronteras culturales.


    Aunque siempre exista cierta base cultural, se podría decir que existen influencias musicales que son idénticas en todas las personas del mundo. En 2003, Hella Oelman y Bruno Loeng, psicólogos de la Universidad de Tromso, demostraron que personas de distintas épocas y culturas experimentaban una gama universal de reacciones emocionales a intervalos musicales concretos. Como si existiera una especie de gramática tonal universal.

    Por ejemplo, el intervalo tonal que constituye la base del himno a la alegría que incluyo Beethoven en su novena sinfonía expresan placer o felicidad universales. Este intervalo tonal también se emplea en La traviata de Verdi, en El oro del Rin de Wagner o en la Sinfonía de los salmos de Stravinsky.

    Ritmo y tempo se usan para hacer hincapié en notas concretas de una secuencia tonal y, por tanto, para matizar la emoción que se expresa. La alegría transmitida por una determinada progresión de las tensiones tonales puede ser tumultuosa si el tempo es un allegro; calmada, si es un moderato; o serena, si es un adagio.

    Toda la música existente posee una fluctuación constante del tono, que se ajusta al flujo y reflujo de las emociones que expresa. Así pues, esta gramática universal se localiza en todas las formas de la música y en todos los contextos de interpretación.

    Imaginaos hasta dónde llegarán estos estudios acerca de la gramática universal de la música dentro de unas décadas. Y en lo que se convertirá vuestro iPod.

    Empezaréis a organizar toda vuestra música por directorios que responderán a estados de ánimo o a situaciones con las que os veáis obligados a lidiar. Por ejemplo, con sólo escuchar las primeras notas del tema central de la película Rocky, sacaréis fuerzas de flaqueza y seréis capaces de coronar la cumbre de cualquier montaña. Si buscáis escamotear la tristeza, entonces accederéis al directorio de canciones alegres; aunque, en ocasiones, necesitaréis también regodearos en la tristeza escuchando temas melancólicos.

    Vuestro iPod será como vuestro inductor anímico. Algo así como un botiquín con toda clase de drogas que os administraréis vía auditiva. Drogas del pentagrama ordenadas en directorios balsámicos, jubilosos, resolutivos, evocadores… que moldearán vuestra mente y, por extensión, la realidad que os rodea.

    Fuente: depsicologia.com
     
    #1
  2. naku

    naku Evangelista Friki

    Ingreso:
    7/Ago/2006
    Mensajes:
    974
    esta muy bueno, este tema de la musica es recontra interesante, se puede usar para bien o para mal de las personas, tambien habria que hablar de la letra, que a veces acompañado de ciertas melodias induce ciertos comportamiento(tengo un primo con problemas graves*, y lo primero que le pregunto a los padres la sicologa era que musica escuchaba, le respondieron que green day era la banda favorita y la sicologa le respondio que en la mayoria de los casos los pibes que tenian ese tipo de problemas escuchaban green day)
    *se siente preseguido, dice que se quiere matar, corre en la pieza y va pegandole a las paredes en lugar de dormir(duerme muy poco y cuando ya es de dia), dice que se siente identificado con greenday porque es gustan las mismas cosas y los dos son huerfanos(tiene padres, pero cuando habla de green day es como si no los tuviera), se siente perseguido, no quiere salir a la calle porque dice que todos se rien de el, entre otras... tiene 14 años y ahora lo estan medicando, porque dicenq ue es como uan enfermedad y que puede ser hereditaria...(es un primo por padre, asi que si me vuelvo loco[exeptuando lo friki], es porque era hereditario...)
     
    #2
  3. House

    House Moderador (moderado)

    Ingreso:
    20/Mar/2008
    Mensajes:
    4.652
    Ubicación:
    Acá
    Ahora resulta que soy un falopero por escuchar música!!!
    Estamos todos locos!....
    Y si sos músico te toman como Dealer? :D
     
    #3
  4. EdR

    EdR Cuevino Milenario

    Ingreso:
    14/Ene/2005
    Mensajes:
    5.121
    La música es muy grosa... y no saben el sentimiento que se siente al interpretarla por uno mismo!!
     
    #4
  5. Geze

    Geze Cuevino Milenario

    Ingreso:
    18/Feb/2006
    Mensajes:
    2.472
    (Carácteres)
     
    #5
  6. Cartucho

    Cartucho Cartucho

    Ingreso:
    19/Dic/2004
    Mensajes:
    2.489
    Salvo los primeros dos parrafos que tratan de justificar la piratería de una forma estúpida :P, con el resto coincido! La música es la mejor de las drogas, legal, accesible y genial :D...

    Si no me confundo, quizo decir que al igual que vos, el SI sabe lo bien que se siente tocar música en lugar de solo escucharla. Y yo también lo sé _ok, aunque mi habilidad con el organo todavía deje mucho que desear...
     
    #6

Compartinos

Cargando...